“ME LLAMO ASTRID Y SOY SUMISA…” BDSM, una visión personal y diferente

Hola amig@s,

Hoy dedicaremos un post muy especial a una de nuestras CHICAS MUNDOSEX, que se ha puesto en contacto con nosotros para explicarnos en primera persona cómo se inició en el mundo del BDSM y qué representa para ella…

HAY MUCHAS MUJERES QUE TIENEN LA FANTASÍA DE SER SUMISAS, PERO EL MIEDO AL QUÉ DIRÁN, A SER JUZGADAS, LA VIOLENCIA DE GÉNERO… MUCHAS  NO SE ATREVEN A DECLARAR SU PROPIA SEXUALIDAD…

Muchos de nosotr@s tendremos la imagen de la famosa “50 Sombras de Grey”.  “Amo será responsable del bienestar y entrenamiento, la orientación y la disciplina de la Sumisa […]. Amo y Sumisa acuerdan y admiten que todo lo que suceda bajo los términos de este contrato será consensuado y confidencial.”  Éste es uno de los momentos cumbres de 50 Sombras de Grey…

A continuación os dejo con un relato  en primera persona, una mujer que grita su sexualidad de una manera extraordinaria…

13e86820bc2a609a“Ser sumisa esclava es Andar en un camino de rosas rojas con espinas bien afiladas. El camino hacia la sumisión está lleno de obstáculos pero cuando alcanzas la meta jamás podrás salir de ella. El mundo del sado te atrae irremediablemente con fuerza, como dos polos opuestos que se atraen.

Ser Sumisa es un estilo de vida para mi y un estado de mi alma. Mi verdadera belleza está en mi ESENCIA. Hoy en día es muy difícil encontrar sumisas y esclavas de verdad. Yo desde que tengo uso de razón, desde antes de la adolescencia me he sentido con ese anhelo tan fuerte y arraigado dentro de mi ser.

Soy como una novicia que se casa por amor a Jesús. Yo me casé con el Mundo del BDSM

Dios sembró en mi esencia y en mi alma la necesidad de amar a ese SER que lo es todo para mi. A mi AMO y DUEÑO se lo debo todo, él me forjó a su forma y me moldeó y me transformó en lo que soy en la actualidad, su más fiel y devota Sumisa. Una buena Sumisa ha de escuchar a su amo y si éste le castiga por sus errores ella ha de entregarse totalmente sin poner excusas ninguna, pues los amos/as siempre quieren y buscan lo mejor para su sumisa.

Yo soy Sumisa porque mi carácter, personalidad y mi naturaleza es así y porque lo deseo, lo quiero , lo necesito,  porque lo  vivo y lo disfruto. Y además no tengo quedar explicaciones; sólo cuando mi AMO me dé su permiso. 

Ser un ser sumiso es anteponerse a todos los deseos de los amos. El respeto y la humildad es lo qué nos distingue de otro tipos de relaciones. Pero lo primordial en este tipo de juegos es la sinceridad, la comunicación y la transparencia de ambas partes sino no se llega a nada.

imagesOs voy a contar  algunas anécdotas, unas curiosas y otras menos. Deciros que en mi vida íntima de pareja he convivido con mi AMO y SEÑOR y con 2 sumisas más. Fue el primer AMO que tuve a la edad de 18 años. Deciros que nadie me enseñó cómo debía comportarme en todo momento. Yo era la niña Sumisa servidora de mí AMO y de las otras dos personas sumisas. La relación no llegó a buen fin, no por mi, sino por los celos constantes de mis otras compañeras sumisas y de mi AMO y DUEÑO de mi.  A los 21 años me casé y tuve una hija y vivía en Madrid capital. Fue un atraso el casarme con un hombre qué me llevaba 25 años de diferencia. Me prometió todo lo mejor para mí y para su hija el primer año la relación iba en auge hasta que un día me propuso qué me iba a llevar a un gabinete de sado para presentarme a unos amigos y amigas qué el conocía, aquí empezó mí Calvario. Me cedía a compañeros y amigos íntimos para qué yo pudiera saciar su hambre de poder y dominación. Tres días a la semana organizaba en mí casa fiestas y es así cómo me enganché a este maravilloso ,seductor y oscuro y mágico mundo del BDSM

Una vez que te adentra y pruebas en tus propias carnes el dolor y la agonía convertida en placer es muy difícil de salir

Para mi este mundo dio nombre a todas mis fantasías y a todo lo qué siento vibrar en mi interior. Tuve un adiestramiento muy disciplinario en todos los aspectos y tanto en mi vida diaria como en mi vida íntima.

La mayoría de los clientes que me llaman no buscan sexo  convencional, pero bueno hay de todo. Lo que mayoritariamente atrae a un hombre a buscar este tipo de juegos es tener a sus pies y a sus órdenes a una mujer Sumisa que le obedezca en todo y tenerla con su collar y cadena para así pasearte.También hay hombres dominantes que se excitan enormemente insultándote y humillándote con palabras obscenas y aberrantes. También los hay masoquistas puros y duros que les gusta enormemente castigar duramente hasta dejarte marcas o los hombres que se dejan llevar por el erotismo y el morbo que produce este tipo de disciplina. Hay tanto que contar. También muchas de las veces en mis sesiones me piden la fantasía de alumna y profesor tú te pones en las rodillas del profesor y el te azota con su mano, fusta, palmeta y vara de abedul o juegos de incesto o sexo duro, no me voy a poner a contar más experiencias mías pues no terminaría nunca. Sólo Deciros que ser Sumisa es el Tesoro más grande y valioso qué un AMO tiene y como tal ha de valorarlo y respetarlo como su bien más preciado. Sin sumisas no habría amos y sin amos no existiríamos las sumisas

Muchas personas no entienden que hayan personas que tengan amor real al BDSM y cuando llaman para ponerse en contacto contigo los hay de maleducados y chulos pero también hay personas que son un encanto . En Andalucía no hay muchos Amos con experiencia, en el norte hay más conocimientos del BDSM y del sado. Yo llevo ya en SEVILLA  3 años y tengo una clientela fija y con  clase. No atiendo a personas con malos  vicios.  Soy relaciones públicas y estoy estudiando enfermera y compagino mis estudios con mi trabajo y soy sumisa con mucha alegría y honra. Soy de las pocas sumisas que atiende a dominantes sádicos y masocas pues mi nivel en sumisión es alto, muy alto y extremo nivel. Esto es un juego pactado.

Este tipo de relación es seguro consensuado y pactado. El BDSM no es violencia ni maltrato es fantasía y belleza

 

 

 

Un pensamiento en ““ME LLAMO ASTRID Y SOY SUMISA…” BDSM, una visión personal y diferente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *